Presencia de Chinches en el hogar

Las chinches de cama, obtienen este nombre ya que habitan generalmente en los lugares más difíciles de detectar en nuestras camas, aunque también es posible encontrarles en otros muebles, patas de silla, incluso pueden alojarse en conexiones eléctricas y cualquier tipo de agujero que consigan disponible.

Lo peligroso de estos animalitos, es que se alimentan de sangre animal y humana, provocando diversas afecciones para la salud de sus víctimas.

¿Cómo detectar las chinches?

Ya que estos insectos parásitos se esconden bastante bien en las grietas más estrechas de nuestro hogar, el primer lugar que debemos buscar si sospechamos de la presencia de chinches en nuestro hogar, es en las colchones, estructura de nuestra cama o alrededor de esta.

Lo característico de estos insectos, que se alimentan básicamente de noche, y les resulta mucho más fácil habitar en el mismo lugar donde reposa su víctima, para no llegar a ser interrumpidos durante su proceso de alimentación. Ante esta problemática, existen varias formas o pistas de la presencia de chinches en el hogar:

  • Manchas de sangre: Es posible que sin darnos cuenta, aplastemos a las chinches contra la sábana o la cama mientras se alimentan, dejando manchas de sangre en el lugar.
  • Manchas fecales: Las chinches dejan unas desagradables muestras de excremento alrededor de los lugares donde habitan. Son unas pequeñas manchas negras.
  • Olor: Estos insectos se les caracteriza por desprender un desagradable olor cuando se sienten amenazados. Muchas veces llega a pasar desapercibido a menos que se encuentre ante una infestación severa.

Mudas: A medida que las chinches van creciendo y madurando de una etapa a otra, pueden cambiar de piel, y dejarán por lo tanto, la piel vieja alrededor de los lugares que habitan.