Origen e historia del ácido sulfúrico

Es posible que el ácido sulfúrico resulte ser uno de los compuestos químicos de mayor importancia en comparación a otros productos químicos industriales pesados. Su uso y producción revela muchas veces un indicador del estado económico de una nación.

Es un líquido transparente e incoloro cuando se le encuentra en un estado puro, y resulta de un color marrón cuando en sus componentes se hayan algunas impurezas. Por su poder corrosivo, al contacto con metales, el ácido sulfúrico es capaz de generar hidrógeno molecular, un gas altamente inflamable y explosivo.

¿Cómo se obtiene el ácido sulfúrico?

Antiguamente, el ácido sulfúrico se obtenía mediante un riguroso proceso de vitriolo y el de la cámara de plomo. En la actualidad, se obtiene mediante el método de contacto y método de doble contacto resultante.

El proceso de vitriolo sería utilizado por los alquimistas que experimentaron durante el siglo XIII. Sería Johann Rudolph Glauber el primero que haría oficialmente una fábrica dedicada a la producción de ácido sulfúrico en todo el mundo, done se aplicaría este método.

Historia del ácido sulfúrico

Resulta curioso que si bien en la actualidad, el ácido sulfúrico es uno de los compuestos químicos de mayor utilidad en la industria, antes de su descubrimiento e incluso después, sería muy poco conocido.

Antiguamente, los alquimistas medievales conocían este ácido bajo una variedad de distintos nombres, principalmente como aceite de vitriolo y espíritu de vitriolo. Estas sustancias podían llegar a ser producidas por medio de la destilación seca de algunos minerales, en especial el sulfato ferroso heptahidratado (FeSO4.7H2O) conocido normalmente como vitriol verde, y también sulfato cúprico pentahidratado.

Más adelante, este proceso sería reemplazado por el proceso de la cámara de plomo, y mejorado con el tiempo por muchos otros expertos.