El Sacramento de la Penitencia, Reconciliación o Confesión

El sacramento de la Penitencia, el cual se le conoce también como la reconciliación o confesión, nos brinda fuerza durante el comienzo de nuestra fe cristiana. Este sacramento fue fundado para la conversión de las personas bautizadas que de una manera u otra, se han alejado de Cristo a causa del pecado.

¿Qué es la Penitencia?

Este es el sacramento que se nos ofrece dentro de nuestra fe, por el cual Dios perdona nuestros pecados que han sido cometidos después del bautismo, y mediante la confesión, son absueltos por Dios a través de un sacerdote, ofreciéndole a los creyentes una nueva oportunidad para su purificación y de esta forma, continuar con su camino a la santidad y una vida llena de gracia.

Pasos para el Sacramento de la Penitencia

Para dar inicio al sacramento de la Penitencia, el creyente debe realizar una serie de pasos para su realización:

  1. La reconciliación, la cual resulta de un examen de conciencia, donde la persona debe recordar, analizar y entender que ha pecado, y cuáles han sido esos pecados.

 

  1. El arrepentimiento, el cual es llamado también acto de contrición, y es el momento en el que la persona reconoce que ha pecado y ofendido a Dios, se arrepiente de corazón de estos pecados y está dispuesta a reconciliarse con la Iglesia y Dios.

 

  1. La absolución, este es el paso del perdón de los pecados por parte del sacerdote por el cual Dios actúa y autoriza a perdonarnos.

 

  1. La satisfacción, momento en el cual se realiza entonces el acto de penitencia que da el sacerdote, para de esta forma, ser nosotros capaces de remediar la ofensa ocasionada por el pecado.

Este sacramento se practica de manera individual y en secreto, y el sacerdote tiene prohibido revelar nuestra confesión.